RSS

Archivo de la etiqueta: Precio

¿Político peruano de absoluta integridad?

TMoro

Hablar de la Integridad no es fácil, un ejemplo terrenal de integridad puede ser la historia de Tomas Moro y para ello recurro a la obra clásica de Robert Bolt, Un hombre de dos reinos, es la historia de Tomás Moro, quien se había distinguido como erudito, licenciado, embajador y, finalmente, como Lord Canciller de Inglaterra, y era un hombre de absoluta integridad. La obra se inicia con estas palabras de Sir Richard Rich: “¡Cada hombre tiene su precio!… en dinero también… o placer. Títulos, mujeres, pertenencias, siempre hay algo”.

Ése es el tema de la obra, y es también el tema de la vida. ¿Hay en este mundo un hombre o una mujer que no se pueda comprar, cuya integridad no tenga precio?

Al desarrollarse la obra, el rey Enrique VIII desea divorciarse de la reina Catalina y casarse con Ana Bolena. Pero hay un inconveniente: el divorcio está prohibido por la Iglesia católica; de modo que el rey, cuyos deseos no se habrían de frustrar, exige que sus súbditos juren que lo apoyarán en su divorcio; pero se presenta otro problema.

Sir Tomás Moro, que goza del amor y de la admiración del pueblo, se niega; su conciencia no le permite firmar el juramento y no está dispuesto a ceder, incluso ante la solicitud personal del rey. Entonces vienen las pruebas. Sus amigos usan todo su encanto personal y presión para convencerlo, pero él no cede. Lo despojan de su riqueza, de su posición y de su familia, pero no firma. Al final, se lo juzga falsamente a riesgo de su vida, pero aun así no se rinde.

Lo han despojado de su dinero, su poder político, sus amigos y su familia, e incluso le quitarán la vida, pero no lo pueden despojar de su integridad; no se vende a ningún precio.

En el punto culminante de la obra, a Sir Tomás Moro se lo acusa falsamente de traición. Sir Richard Rich comete el perjurio necesario para declararlo culpable. Cuando Sir Richard se dispone a salir de la sala de tribunal, Sir Tomás Moro le pregunta: “Ésa que lleva puesta es una cadena oficial… ¿Qué representa?”

Tomás Cromwell, el fiscal, responde: “Sir Richard ha sido nombrado Procurador general de Gales”.

Con gran desdén, Moro mira a Rich a los ojos y responde: “¿Por Gales? Vaya, Richard, de nada le sirve a un hombre dar su alma por todo el mundo… ¡Pero por Gales!”.

 

En la vida venidera, sin duda muchos mirarán hacia atrás en medio de sollozos incontrolables y repetirán una y otra vez: “¿Por qué vendí mi alma por Gales, o por el placer físico o fama temporales, o por una buena calificación en la escuela, o la aprobación de mis amigos? ¿Por qué vendí mi integridad por un precio?”.

Después de analizar esta historia, pregunto… ¿Cuántos Tomas Moro, habrá en el Perú?, probablemente algunos… pero… de lo que si estoy seguro, es que ningún político peruano se parece a Tomas Moro… ¡¡absolutamente ninguno!!… Es decir… ¡¡ ningún político peruano es de absoluta integridad!!

 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 23, 2013 en Historia, Opinión, Política Social

 

Etiquetas: , ,